Descubre la dendrofilia, la atracción de practicar sexo con árboles y vegetales

La dendrofilia es una parafilia sexual que describe la atracción sexual hacia los árboles y las plantas, incluyendo su uso como objetos sexuales. La etimología de esta parafilia la encontramos en el griego, proveniente de las raíces raíces dendro que significa “árbol” y philia, que significa “amor”.

Si habéis visto la comedia española “Kiki”, dirigida y protagonizada por Paco León, recordareis una escena en el bosque, en la que una de las actrices del reparto se frotaba y excitaba con un árbol. Pues bien, tenía esta filia sexual a la que ahora podemos ponerle nombre.

Dentro de esta parafilia, el placer puede obtenerse de diversas maneras, desde frotarse con un árbol a utilizarlo como objeto de placer, incluyendo toda clase de vegetales. Así, un agujero en el tronco de un árbol puede ser empleado por los hombres para mantener “relaciones sexuales” con él. Por otro lado, vegetales como los pepinos, las zanahorias o los calabacines también se pueden utilizar como masturbadores naturales debido a su forma fálica, tanto para hombres como para mujeres. Utilizar flores para acariciar los genitales también formaría parte de esta particular parafilia.

Riesgos

No estamos en disposición de afrontar el debate moral que se ciñe sobre la dendrofilia y que gira en torno a la imposibilidad de regular los derechos de las plantas. Desde la Asociación Nacional de Sexualidad Educativa destacan la importancia de no condicionar la excitación psicológica al contacto con estos elementos vegetales puesto que la sexualidad de la persona se vería gravemente limitada y perjudicada en su conjunto. Resaltan también el deber de cuidar nuestra integridad física y la de posibles terceros y, por supuesto, el hacerse cargo de la higiene a conciencia en estos casos para evitar posibles problemas. Recomiendan lavar a fondo los elementos con los que vamos a entrar en contacto y protegerlos con un preservativo en caso de penetración.

Y también…

4 falsos mitos sobre el poliamor

Helado, el mejor afrodisiaco para el verano

Catalina II: una ninfómana en la corte rusa