5 errores que no hay que cometer en una cita

Cuando por fin consigues quedar con esa persona especial con la que has estado chateando tanto tiempo, el visualizar un primer encuentro con ella puede causar ansiedad y nerviosismo. Si bien es cierto que no hay que dar demasiada importancia a una cita a ciegas, no hay que olvidar que, dependiendo de cómo nos comportemos, determinará si os volveréis a ver en un futuro cercano. Por eso, lo que hagamos y digamos será clave si queremos que esto ocurra. Para evitar que suceda una catástrofe social y lograr causar una buena impresión, te explicamos los 5 errores que debes evitar en la primera cita.

  1. Llegar tarde

Ser impuntual es una pésima forma de comenzar una cita. Sal de casa con antelación y, si crees que aun así no evitará que llegues tarde, avisa a tu cita para que, al menos, esté al tanto.

  1. Dar detalles de tus relaciones pasadas

Hablar de los o las ex y dar demasiados detalles no sólo es un error terrible en la primera cita sino que además puede hablar de ti en una forma muy negativa. Imagina que cuentas que todas tus parejas te han dejado o que todos tus ex han tenido problemas con tu madre… Tu cita se irá corriendo con cualquier excusa. Mejor filtrar la información que facilitas.

  1. No soltar el móvil

Estar pendiente de cada mensaje que te llegue es de pésima educación, además de ser una conducta que hará sentir al otro que no le importas nada y que no quieres estar allí. Guarda el móvil y céntrate en la conversación.

  1. No dejar hablar

¿Cómo vas a saber si la otra persona es inteligente o tiene cosas en común contigo si no la escuchas? Es fundamental aplicar las reglas básicas del buen hablante y el buen oyente que nos enseñaron en la escuela.

  1. Emborracharse

Perder los papeles en medio de una borrachera monumental es un error fatal en la primera cita, ya que verte vomitar o no poder vocalizar de tanto alcohol es demasiada intimidad para un primer encuentro. Controla tu consumo de alcohol en la primera cita y seguro que tendrás poco de lo que arrepentirte al día siguiente.